VERDE SELVA

Un soplo de aire me transporta a un lugar de Bolivia, al hotel Santa María la Antigua. Es temprano y acaba de llover, las rachas de viento agitan las cortinas de mi dormitorio. A lo lejos, se escuchan las voces de los vaqueros que montados a caballo intentan reunir a las reses antes de que suene la señal del desayuno. El estrépito de los loros intentando guarecerse del aguacero es ensordecedor y el aroma de las flores exóticas provoca en mi mente sensaciones indescriptibles. La ventana me atrae como un imán y todo lo que percibo es una sinfonía de verdes. El verde de la selva, el verde que nos empeñamos en mutilar, el verde que deseamos destrozar. Vivimos freneticamente, inmersos en un mundo artificial sin escuchar la llamada del patrimonio más sagrado que tenemos, el de nuestra Tierra, la herencia de nuestros hijos. Mientras, se firman miles de pactos, el último se llama Leticia con 16 puntos para salvar este terremoto mediático. Yo todavía tengo fe en nosotros, la raza humana, en la memoria colectiva transmitida de generación en generación y sobre todo en el instinto que nos ha mantenido vivos a lo largo del tiempo. El post sobre este hotel, podéis verlo aquí.

Hoy me he desviado tremendamente de la descripción de mi look, pero el verde me ha hecho soñar con un mundo mejor. Llevo un dos piezas, el top con escote asimétrico y una falda midi con drapeado en la cadera. Lo he combinado con unos salones de charol en rosa empolvado y un bolso de pedrería y plumas también en rosa. Por último, me he recogido el pelo para que se vean los pendientes de piedras en la misma tonalidad que el vestido. Os dejo los links a las prendas más abajo. Un besito

Carmen

Top Zara Falda Zara Bolso Gloria Velazquez

Fotografía Javier Dorado

SLOUCHY JEANS

No entraba en mis planes comprarlos. De hecho prometí no volver a usarlos porque me veía espantosa en mis álbumes de fotos. Pero ha llegado Zara y me ha roto todos los esquemas. Me refiero a los slouchy jeans o a los mom jeans como se llamaban por entonces. La primera persona a quien se los vi puestos, fue a Lady Di y como era todo un icono de moda, empecé a usarlos. Después de todos estos años, aquí estoy de nuevo con uno de estos modelos ¿será nostalgia? Los conoceréis enseguida por su tiro extralargo y una cintura muy ancha que cuando la aprietas con un cinturón suele hacer bastantes bolsas que debes distribuir sabiamente. Normalmente llevan una vuelta en el bajo, supongo que los míos son una variante. Para darle un toque más femenino, yo decidí combinarlos con una blusa de brillo en rosa empolvado que me va a dar mucho juego esta temporada, pero me encantan también con camisas masculinas atadas a la cintura y el pantalón suelto si sois más atrevidas. Aunque pienso usarlos con botas negras más adelante, en estas imágenes me he colocado unas sandalias de tacón para estilizar más mi silueta. Así que, bienvenidas al espíritu de los noventa. Muchas gracias por vuestro seguimiento y perdonad que no siempre responda a vuestros comentarios por falta de tiempo, pero siempre os leo atentamente. Un besito

Carmen

Pantalón Zara Blusa Zara

Fotografía Elias Dorado

LA MAGIA DEL BLANCO

Cuando llega el verano, siempre estoy experimentando con los colores. Me voy del blanco al rojo en un suspiro y me encantan los looks total white porque favorecen mucho cuando tienes la piel bronceada por el sol. Este vestido blanco que veis en las imágenes me encantó por su comodidad, frescura y sencillez. Es el típico vestido con el que sales de casa a primera hora de la mañana y lo llevas puesto durante todo el día sin dar una nota discordante. Para romper un poco el monocromismo, lo acompañé de unos pendientes de lentejuelas en rojo y unos accesorios muy minimalistas, un colgante de oro cochano de Venezuela y una cadenita de la marca Singularu. Os dejo como siempre los links abajo. Creo que fue una combinación perfecta para disfrutar del bello atardecer de la costa Amalfitana. Espero que estéis disfrutando a tope del verano. Un besito

Carmen

Vestido Benetton (no aparece ya en la web) Pendientes Parfois Colgante Singularu

Fotografia Marina Dorado

LA TIRANÍA DE LOS LIKES

vestido guipur

Mientras las tostadas de mi desayuno se enfrían, yo sigo dando vueltas a la fotografía que voy a subir. Elijo un filtro, me encanta el New York y un hastag que va de comida, en este caso, #foodporn y por fin, envío la imagen a mis stories. Ahora ya puedo deglutir tranquila mientras reflexiono sobre el bikini que voy a llevar a la playa, no puedo repetir el mismo modelo de la semana pasada, eso significa una perdida de tiempo considerable dentro de mi armario hasta que dé con el look perfecto. Aún así, casi con toda seguridad, mi hijo repetirá el boomerang 300.000 veces hasta que me de por satisfecha y llegaremos tarde al chiringuito como siempre.

Lo injusto de la situación, es que hoy se mide la importancia de una foto por sus likes y el perfil de un instagramer o blogger por la cantidad de seguidores. Así de fácil. No importa el trabajo ni el sacrificio que hay detrás, el obtener buenas instantáneas o buscar outfits originales. La plataforma de despegue para contar con suficiente visibilidad para algunas marcas está en unos 20.000 seguidores. Superar esta barrera por métodos naturales supone un cierto agotamiento mental porque yo no pertenezco a la generación Millenial, yo juego en otra liga, la de los 50 y esto complica un poco más la cosa. Y estoy convencida de que debería ser al revés. Yo no vendo sueños, esa no es mi meta. No viajo en jets privados alrededor del mundo, ni tengo mil bolsos de Dior, aunque confieso que tengo alguno. Mi meta es acercarme a un publico fiel aunque sea reducido, ser natural y honesta porque soy de carne y hueso como el resto de los mortales. Acepto campañas de marcas que ofrecen calidad y muestro moda que se adapta a mi perfil y a la que pueden acceder muchas más personas. Yo no puedo subir una foto diaria a Instagram porque no me lo puedo permitir y porque de lo que se trata es de inspirar y mi mente se agotaría.

Mi reflexión es que disponer de cien mil o un millón de seguidores, te puede convertir en Influencer. Comprarlos también, pero ¿cuantos llegan a interaccionar realmente con su publico selectivo?¿Cuantos falsos Influencers existen? Las redes sociales son adictivas, pero lo mio es consentido. En este momento, se han convertido en una parte importante de mi vida y mi familia me apoya. Me gusta generar contenido y conectar con la gente, por eso valoro tanto YouTube, aquí disfruto muchísimo porque no hay tanto postureo y se actúa con más naturalidad y lo mejor de todo es que me hace más visible. Y aquí sigo, inmersa en un mar de redes, despacito pero contenta…

Carmen

Túnicas rosas
Túnicas bordadas
Vestidos románticos

Vestido Gracia Capilla Boutique

Fotografía Elias Dorado

CONJUNTO DE FLORES

Perdí la cuenta de las paradas que hice hasta llegar a casa de mi amiga. Cada pocos metros me topaba con un lienzo deslumbrante, un mosaico paisajístico dorado tan solo pincelado por algunos algarrobos solitarios. Casi podía imaginarme a las cuadrillas de segadores con sus ropas remendadas y sus abarcas, trabajando infatigables bajo un sol abrasador entre los campos de mieses. Este paisaje y sus caminos históricos es lo que le da carácter a la llanura manchega. Esas fotos las tengo guardadas para publicarlas en algún post diferente a los que estoy acostumbrada a escribir. Hoy os traigo un look muy cómodo para el verano y dos maneras de usarlo. Por un lado, un bañador con pechera de nido de abeja que he combinado con una falda atada a la cintura del mismo estampado que a mi me viene genial cuando voy a la playa y no quiero usar pareo y por otro lado, me he comprado también la blusita con los hombros al aire para tener al mismo tiempo un conjunto casual wear al que le podéis sacar mucho partido. Tan solo faltaría añadirle unos complementos y listo. Un besito

Carmen

Bañador Women’secret Top Women’secret Falda Women’secret

Fotografía Marina Dorado