VESTIDO ESTAMPADO

Llevo un tiempo cuestionándome el destino de los blogs. Siempre me defino como blogger, pero lo cierto es, que el 90% de lo que publico en este momento es en Instagram o Youtube. Está claro que Instagram es la red más top en este momento. Cada día, abren cuenta miles de caras nuevas, es la red más visual, la que más te proyecta y en la que más competencia existe. Disfruto muchísimo con ella y dentro del rango de edad en el que yo me muevo, todas las compañeras nos respetamos muchísimo. Pero al final….siempre vuelvo a mi diario. En este espacio, es donde más cómoda me siento y donde vuelco mis ideas y mi forma de vida con más transparencia aunque me reserve como es lógico, una parcela privada. Evidentemente, ya os habréis dado cuenta de que este no es un blog al uso, puedo publicar imágenes de moda y estar hablando de naranjas pero así soy yo y esa es mi esencia. En el fondo creo que los blogs pasarán a convertirse junto con los magazines digitales en la información y la inspiración del futuro. Lo importante es posicionarse y para ello hay que trabajar con mucha documentación y dedicación. Ahora tengo menos tiempo porque sigo orbitando alrededor de las demás redes pero aquí, siempre me encontraréis.

En estas imágenes llevo un vestido de Bohemian Barcelona, una marca que ya había descubierto el verano pasado y que me encantó por su ropa de aire boho y sus accesorios exóticos y originales. (Podéis ver si lo deseáis en mi perfil de Ig, el vestido anterior). Este vestido, es un camisero cómodo, vaporoso y muy amplio. Yo me lo he colocado con un cinturón de cuero ancho para marcar la cintura y unas cuñas aunque admite también sneakers o sandalias planas. Como complementos, mi sombrero Panamá de todos los veranos, un cesto del año pasado y un collar también de la misma firma hecho con ágatas, plumas y una pieza bereber que queda genial con el vestido. Como siempre, os dejo el link más abajo. Un besito

Carmen

Vestido y colgante Bohemian Barcelona

Fotografía Javier Dorado

ESTAMPADO FLORAL

Desde que entramos en el confinamiento, aparte de sufrir el virus Covid19 y sus efectos colaterales, me iban surgiendo dudas más que razonables respecto al rumbo que iba a tomar mi etapa de blogger. Con el movimiento restringido, algunos kilos de menos y una cara similar a la de Morticia Addams, mi principal problema, consistía en como enfrentarme al objetivo de mi cámara dentro de casa y sin mis socorridas gafas Ray-ban. Está claro, que nada de eso tenía importancia, lo que realmente me estaba ocurriendo, es que me estaba adentrando en una especie de rebelión existencial, digamos que en algún momento, quizás en una curva, había perdido parte de mi esencia. A unos les llega antes y a otros después. A mí me ha llegado durante esta crisis mundial, en forma de tsunami emocional, me ha pillado desprevenida y ha puesto patas arriba todo mi mundo. Ultimamente, me encontraba un poco incomoda en mi papel. Quería aparentar una edad que no es la mía, revisaba mis fotografías con lupa hasta encontrar la imágen en la que el flequillo y las gafas disimulaban mis arrugas y la incipiente caída de mi óvalo facial. Enrabietada perdía demasiado tiempo hasta encontrar la foto casi perfecta. Afortunadamente, después de digerir un número insolente de vídeos de crecimiento personal, de cuencos tibetanos y mindfulness, alguien me recomendó un libro, El arte de vivir con sencillez de Shunmyo Masuno que me ha descubierto lo sencillo que es mostrarte tal cual eres, con tus defectos y tus virtudes, que la vida es un camino de evolución y que yo había elegído el más corto pero el más retorcido. No se si he aprendido mucho o poco durante esta pandemia, ni siquiera sé si esto, me va a servir para algo y «donde dije digo, digo Diego» pero de lo que sí estoy segura es de que algo ha cambiado significativamente. Ahora, una serie de cosas que tenía como importantes, han sido relevadas a la lista de cosas que ya no tienen importancia, como mis arrugas o mis años. Solo me resta esperar y averiguar si todo ha sido producto de esta clausura o perdurará en el tiempo. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en las veces que os he mostrado mis juanetes sin pudor ninguno y creo que esto forma parte de mi mente selectiva.

Bueno y lo lógico es que os hable al menos del look que veis en las imágenes. Tenía muchas ganas de una falda de flores y navegando por las webs, encontré justo lo que buscaba en HyM y me pareció que quedaría genial con esta camiseta de algodón blanco con mangas abullonadas que son pura tendencia. El calzado lo dejo a vuestra imaginación, ya que creo que el look admite tanto unas zapatillas deportivas como unas sandalias de tacón o unas cuñas Espero que os guste. Un besito y cuidaos mucho.

Carmen

ALTERNATIVA VACACIONAL: CASAS RURALES

Con el verano a la vuelta de la esquina y ante la incertidumbre de la desescalada y posibilidad de movilización por el problema del virus Covid-19 planeando sobre nuestras cabezas, se me ocurre, que el mejor plan de ocio alternativo, va a ser el del turismo rural o de proximidad. Esto me trae a la mente, los viajes que hacía de pequeña con mis padres a pueblos cercanos. Por entonces no nos planteábamos destinos lejanos. Cuando hablo de turismo rural, no me refiero a planear recorridos y rutas para conocer las maravillas de la arquitectura y el arte de los lugares que tenemos en mente. No estamos en tiempo de realizar ese tipo de actividades, por más que nos pese. Más bien, me refiero a recurrir a lugares naturales poco o nada saturados y a casas rurales aisladas y con alquiler al completo. A mi me parece un plan maravilloso, una válvula de escape del estrés que nos está provocando esta pandemia. En este momento de mi vida, supongo que como a la mayoría de vosotros, lo que más nos apetece, es disfrutar al aire libre y de la naturaleza con nuestros amigos o familia. Lo importante es ser feliz y no quedarnos sin unos días de vacaciones. En nuestro caso, casi siempre por las circunstancias de trabajo de mi marido, todos los veranos nos hemos movilizado al extranjero pero no sin antes reservar una semana para hacer una escapada de interior. La experiencia siempre ha sido muy gratificante. Nuestros prioridades a la hora de reservar siempre son los mismas: que tenga jardín grande o prado, piscina, barbacoa y que sea muy confortable. Hoy, os dejo algunas sugerencias de pueblos y alguna casa, en donde podréis encontrar vuestro trocito de oasis particular. Como no puedo extenderme a lo largo de la geografía española porque el post sería larguísimo, he seleccionado algunos de los destinos en los que nosotros estamos valorando quedarnos. Os dejo también los links a las casas en diferente color. También podéis encontrar más casas a lo largo de todo el país en el portal clubrural.com que es uno de mis preferidos.

EL MOLINO DE VALDELAGUA Esta preciosa casa se encuentra cerca de la pequeña aldea de Agüerina (Asturias). Está dentro de una finca, rodeada de bosque autóctono y tiene acceso al río para bañarse.

LA CASA BONITA Os encantará la decoración de esta casa y el mimo que han puesto en ella. Se encuentra en Potes (Cantabria) y tiene unas vistas espectaculares a los Picos de Europa, además de un delicioso jardín.

MASÍA PALOU DEL CALL Una masía del siglo XII espectacular cerca de la población de Solsona (Lérida). Si buscáis tranquilidad absoluta, aquí la encontraréis rodeados de robles milenarios y bosques. Cuenta con piscina, barbacoa, casetas de madera para los niños incluso en árbol.

CASA RURAL AMALOKA Casa del siglo XIII situada cerca de Trucios (Vizcaya) en el parque natural Armañón. Está rodeada de prados, bosques y arroyos. La casa dispone de todas las comodidades, porche y zona chill out para disfrutar de las comidas y sobremesas.

CASA LA COVARXELLA Casa preciosa de piedra en el entorno del Alto Maestrazgo (Castellón). Una casa para disfrutar de la naturaleza, rodeada de montañas y verdes campos.Cuenta con piscina, barbacoa y una gran cantidad de terreno, además se encuentra muy cerca de los baños de Montanejos.

CÓMO HE CONVIVIDO CON EL VIRUS

Hola, ¿como estáis? Espero que bien aunque supongo que algunos habréis pasado el virus como nosotros. Que habréis perdido seres queridos. Que muchos de vosotros estaréis trabajando para que los demás estemos bien en casa. A todos os mando un gran abrazo y mucho ánimo. Hoy os dejo un vídeo de las medidas que hemos tomado en casa durante la enfermedad. Aunque yo estoy en el día 35 después de mi contagio, todavía no he recuperado el olfato y mi hija sigue con temperatura que oscila de 37ºg a 37’4ºg y el médico nos ha dicho, siempre por teléfono que no sabe el porqué, todo esto sin plantearse hacerle una radiografía ya que ella es asmático-alérgica. Tampoco tenemos pruebas hechas, con lo cual moralmente, el tema de hacer por lo menos la compra, a mi se me hace imposible. Perdón por mis quejas, de hecho es la primera vez que hago una crítica en el blog, pero creo que la gestión que se está haciendo de todo este asunto es pésima. Solo espero que pronto encontremos herramientas viables para poder hacer frente a este virus y podamos retomar una vida normal. Un gran abrazo

Carmen

¿QUÉ SON ESAS GANAS LOCAS?

¿Qué son esas ganas locas de salir corriendo que me apremian? ¡Qué poco aprecio le tenía a la palabra libertad!

Entre mis dedos, lentamente, se desvanecen girones de tiempo. Imagino la mullida hierba a los pies de un roble, cuyas ramas desbordadas de líquenes y musgo, se alargan en un intento de tocar la bóveda celeste. Cientos de sonidos susurran desde la espesura y escucho atenta como respiran las plantas, como florece la primavera. Es la armonía de los sonidos de la naturaleza. A mi alrededor, prados colmados de amapolas, malvas y nomeolvides se mecen en una deslumbrante sinfonía. Me imagino con guirnaldas en el pelo, girando descalza, aspirando lentamente la tormenta lejana. El azul del cielo ha cambiado. Huele a tierra fecunda, huele a Gaia, a Pachamama.

La tierra que nos cobija, se cura, pero también nos cura a nosotros de nuestra propia codicia, de nuestro ego desbordante. Vivíamos muy de prisa. ¡Vivíamos tanto hacia afuera! y ¡tan poco hacia adentro! Todavía no entendemos que somos pura energía, que somos seres interconectados.

Nos hicieron creer que el incremento del consumismo alimentaba nuestro bienestar, cuando la felicidad solo se puede encontrar en las cosas sencillas, en las cosas pequeñas. La geopolítica nos hace esclavos dependientes de un sistema que tiene que variar el rumbo. Lo que sufrimos ahora es producto del deterioro que estamos provocando en el planeta. Nuestra supervivencia radica en un cambio de valores que nos haga responsables de nuestros actos para las generaciones futuras. De momento, esta crisis nos ha enseñado una palabra hermosa que se llama solidaridad y que constituye el valor más humano de las personas. Como dice Jorge Bucay en su libro El camino del encuentro:

Habrá que encontrar el rumbo y empezar a recorrerlo. Y posiblemente, habrá que arrancar solo y sorprenderse al encontrar más adelante, en el camino, a todos los que seguramente van en la misma dirección que nos obligar a ir más allá.

Carmen