VESTIDO BORDADO

Cuando mi madre abría el baúl que permanecía solitario en el desván de la casa familiar, yo asistía fascinada a este ritual, aún incluso sabiendo lo que había dentro. El intenso olor a naftalina, mezclado con restos de pétalos de rosa mustios, inundaba mi pituitaria. En el fondo del arcón primorosamente envuelto en una sábana bordada, se encontraba mi tesoro favorito, el que tenía prohibido tocar porque normalmente siempre llevaba las manos sucias del huerto. Allí estaba el vestido de boda de mi bisabuelita. No era un vestido al uso como los trajes de novia que yo estaba acostumbrada a ver. Este, era negro, sin escote, con el cuello bien subido y profusamente bordado en la pechera. El resto del vestido era tan sencillo, que a mi me desconcertaba. Nada que ver con un vestido de princesa, que es como yo pensaba casarme en el futuro. Era un vestido típico de aldeana pero con un tejido enriquecido. El vestido que podéis ver en las imágenes es de Zara y aunque no tiene absolutamente nada que ver con el otro, a mi me asaltaron los recuerdos y la nostalgia en cuanto lo vi. Como es un vestido suelto y no acababa de verme, decidí acoplarle un cinturón ancho en la cintura y unas botas de tacón alto para hacer las fotografías aunque a mi me encanta con un botín tipo cowboy para darle un aire country o unas sandalias si lo que queréis es darle un aire más festivo. Os dejo el link a la prenda, más abajo. Espero que os guste. Un besito y feliz semana

Carmen

Vestido Zara

Fotografía Marina Dorado

CHAQUETAS DE CUADROS

Cuando empieza esta temporada de otoño en la que muchas veces dudo a la hora de vestirme, las blazers en todos sus versiones, se convierten en mi tabla de salvación. Son un básico que yo he usado a lo largo de los años y que realmente casi nunca pasan de moda salvo raras excepciones. Esta chaqueta que podéis ver en las imágenes, prácticamente la cogí al vuelo de la percha porque me trajo muchísimos recuerdos de mi juventud. La primera blazer que tuve de cuadros, era una versión oversize y la encargué para el bautizo de mi hija hace 27 años. Aunque el diseño varía ligeramente, la tela es idéntica. Ahora me arrepiento de no haberla conservado pero os dejo una fotografía para que podáis comprobar la similitud. Esta chaquetita es más corta y muy juvenil, me la que he quedado también porque le veo un montón de posibilidades. La tela es gruesa y de lana y creo que con un casual wear en negro tiene que quedar genial. Podréis ver el look en un vídeo de moda que subiré prontito. En esta ocasión, la he combinado con un pantalón muy fluido en un tono neutro y un sweater en color marfil de manga murciélago. Como complementos, llevo unos zapatos destalonados en blanco roto y un bolso que he heredado de mi madre. También he añadido unas cadenitas y unos pendientes de Happiness boutique. Espero que os guste y feliz semana

Carmen

Chaqueta Sfera Sweater Sfera (no encuentro las prendas en la web, pero sí están en tienda) Colgantes Happiness Boutique

Fotografía Javier Dorado

UNA FALDA ESTAMPADA

Con el lío que tenemos con tanto cambio de clima, hoy os traigo un look con un toque divertido que os puede sacar de cualquier apuro tanto si amanece un día glorioso o por el contrario, se nos presenta tristón y fresco. El punto lo da esta falda lady que desborda creatividad por su corte acampanado y su jardín abstracto. Parece sacada de la estética de los años 80. Me encanta el detalle de la firma de su autor, Richard Allan en colaboración con H&M, en uno de los laterales. La he combinado con un sweater de manga corta de Uterqüe que ya tiene tres años y que uso muchísimo en invierno. Para marcar la cintura, me he colocado un cinturón de neopreno que compré en Colombia de la diseñadora Silvia Tcherassi. El cómplice ideal de este look, son unas buenas botas de caña alta en ante, aunque si hace calor, podéis usar un calzado destalonado en rosa o negro. Para terminar, como complementos, he usado un bolsito negro de Michael Kors y unas gafas negras. En resumen, lo único que llevo nuevo es la falda, el resto, es todo reciclado. Espero que os guste. Un besito y millones de gracias por estar siempre ahí.

Carmen

Falda H&M

Fotografía Elias Dorado

VESTIDO DE GLORIA VELAZQUEZ

Cuando me decido por un look para un evento es porque lo tengo más o menos claro, porque me gusta y porque sé que me voy a encontrar cómoda con él. Estoy de acuerdo con que hay que respetar la etiqueta que se exija en el largo del vestido y el color, aparte de esto, yo creo que la regla más importante es que no sigas una regla. Lo principal es el mensaje que quieres transmitir a través de tu forma de vestir. En mi caso, la premisa es la de no pecar por exceso ni por defecto. Ni muy casual ni demasiado festiva, necesito ir ligeramente discreta para sentirme segura, por supuesto, estoy hablando desde la perspectiva de mi edad. Llevar un vestido de corte clásico no es en absoluto aburrido, creo que es todo lo contrario, puede resultar elegante, sensual e incluso divertido añadiendo los complementos adecuados. Hoy llevo un look sencillo en color rosa nude en crêpe y gasa plisada. Un vestido para invitada que lo mismo puede ser usado por una chica joven o por una mujer de mi edad. Me gustan mucho todas las propuestas de la diseñadora Gloria Velazquez, su atelier es todo un mundo de fantasía en el que las telas y los complementos son los protagonistas y siempre encuentras piezas atemporales para tu fondo de armario. Lo mejor de todo, es que sales de allí con el outfit completo desde el cinturón a los zapatos y no te tienes que volver loca buscando los accesorios. En mi caso, me he decidido por un clutch en color dorado y unos salones en el mismo tono del vestido. El protagonismo del look lo aporta el cinturón que rompe la monocromía y le aporta el toque de color con las flores en tono pastel. Espero que os guste mucho. Podéis encontrar tiendas de Gloria Velazquez en Madrid, Valencia, Murcia y Alicante. Más abajo, os dejo el link a su página y también podéis ver en las fotos de mi Instagram otro look precioso que usé muy original. Un besito

Carmen

Outfit Gloria Velazquez

UN OUTFIT: DOS VERSIONES

Reconozco que un vistazo a mi vestidor puede resultar monótono, soy fan de los colores neutros y de los extremos porque me voy del blanco al negro a la velocidad del rayo. Yo creo que con las prendas pasa lo mismo que con las personas, o las amas o las rechazas. Cuando tengo que decantarme por algún look, es desesperante, porque tengo que luchar contra la fuerza gravitatoria que me atrae hacia esos dos colores, aunque cuando me decido a introducir color, siempre me quedo In love y repito la prenda hasta la saciedad. Todo esto, viene a colación porque tengo recién hecho el cambio de temporada en el armario y he sido consciente de que el Rey del Mambo es el negro y, sí, hay muchas pinceladas de color pero no las suficientes. Supongo que el abuso de este color es una forma de amortiguar mi carácter impulsivo y de mi incapacidad para estar quieta un momento. Por eso, de vez en cuando, me veis con prendas repetidas o de mi fondo de armario, que combinadas con otras me proporcionan nuevos looks, o bien uso la técnica de intercambiar complementos para conseguir ese efecto. Esto, es precisamente lo que he hecho con este vestido del que me enamoré en cuanto lo vi, de la marca COS. En estas imágenes, le he dado un toque Lady con la chaquetita bolera y con las sandalias de tacón y el bolso plateado, pero también lo he usado con unas cuñas en negro, un bolso de esparto y un sombrero para darle un aire más casual. De ésta última versión no tengo fotos pero sí dejo un mini vídeo en mis stories de Instagram y también podéis verlo en el último vídeo de moda que he subido a mi canal Cincuentayque de You Tube. Espero que os guste y un besito.

Carmen

Vestido COS Cinturón Ralph Laurent (otra temporada)

Fotografía Javier Dorado