UN OUTFIT: DOS VERSIONES

Reconozco que un vistazo a mi vestidor puede resultar monótono, soy fan de los colores neutros y de los extremos porque me voy del blanco al negro a la velocidad del rayo. Yo creo que con las prendas pasa lo mismo que con las personas, o las amas o las rechazas. Cuando tengo que decantarme por algún look, es desesperante, porque tengo que luchar contra la fuerza gravitatoria que me atrae hacia esos dos colores, aunque cuando me decido a introducir color, siempre me quedo In love y repito la prenda hasta la saciedad. Todo esto, viene a colación porque tengo recién hecho el cambio de temporada en el armario y he sido consciente de que el Rey del Mambo es el negro y, sí, hay muchas pinceladas de color pero no las suficientes. Supongo que el abuso de este color es una forma de amortiguar mi carácter impulsivo y de mi incapacidad para estar quieta un momento. Por eso, de vez en cuando, me veis con prendas repetidas o de mi fondo de armario, que combinadas con otras me proporcionan nuevos looks, o bien uso la técnica de intercambiar complementos para conseguir ese efecto. Esto, es precisamente lo que he hecho con este vestido del que me enamoré en cuanto lo vi, de la marca COS. En estas imágenes, le he dado un toque Lady con la chaquetita bolera y con las sandalias de tacón y el bolso plateado, pero también lo he usado con unas cuñas en negro, un bolso de esparto y un sombrero para darle un aire más casual. De ésta última versión no tengo fotos pero sí dejo un mini vídeo en mis stories de Instagram y también podéis verlo en el último vídeo de moda que he subido a mi canal Cincuentayque de You Tube. Espero que os guste y un besito.

Carmen

Vestido COS Cinturón Ralph Laurent (otra temporada)

Fotografía Javier Dorado

¿OPERACIÓN BIKINI?

Verano a la vuelta de la esquina y en algunas de nuestras cabezas rondando la dichosa operación bikini. Qué tremendo. Ha creado hasta frase propia. Me encantaría saber quién dicta los cánones de belleza para decirle que no estoy de acuerdo con las dietas draconianas ni con las férreas tablas de ejercicios para sacar una tableta abdominal que te deja la barriga a cuadros. Se puede engañar a la fuerza de la gravedad con un sacrificio enorme. Estoy cansada de hacer sentadillas, máquinas de step y no hago spinning porque no me gusta nada, al final, mis nalgas, en cuanto me despisto un segundo vuelven a buscar la cuesta abajo. Hace ya tiempo que vengo valorando si merece la pena tanto sacrificio cuando puedo conseguir buenos resultados de manera más cómoda y digo buenos resultados porque no aspiro a tener el cuerpo felino de una chica de 20. Estoy a prendiendo a aceptar los cambios en mi cuerpo sin tanta tragedia, antes sufría por todo y me tiraba emberrinchada todo el día si no se me notaban los músculos, los tendones y hasta los huesos. Ya lo dije en un post antiguo, la operación bikini no empieza en primavera, se trabaja todo el año. Yo me he apuntado a los paseos en bicicleta aunque sea engorroso cargar con ella, soy adicta a las caminatas que me permiten contemplar el paisaje y sosegar la mente (esto lo descubrí porque tenía extrasístoles y el cardiólogo me lo recomendó) hago Yoga con estiramientos y recurro a toda la aparatología y cosmética reafirmante que me ayuda de una manera alucinante. Mucha gente me comenta que hable de mi dieta pero es que no llevo una dieta mágica, como de todo exceptuando fritos, carne roja, salsas, bollería y productos procesados aunque los fines de semana me la salto un poquito y el chocolate negro me encanta. En fin que me enrollo, hay muchas maneras de buscar la felicidad y creo que ésta es una de ellas. Un besote y gracias siempre por estar ahí.

Carmen

Top: Massimo Dutti Zapatillas Skechers Pantalón Mango

Fotografía Marina Dorado

VESTIDO BOHO

Tengo un jaleo tremendo en el armario. El tiempo funciona como mis hormonas. Cuando ya había desterrado los abrigos y las botas, ahora nos sorprende con un inminente cambio de temperatura a partir de mediados de semana. Yo ya he mezclado las prendas de verano con las de invierno, las sandalias plateadas con los zapatos de borreguito y encontrar algo determinado es misión imposible. Ayer, buscando música para mis stories, me topé con una canción de los Beach Boys que me transportó literalmente al verano y decidí cambiar el look que tenía preparado para hacer la sesión de fotos por un vestido boho, que es una de mis prendas favoritas en verano. Como no sabía si pasaría frío, me coloque una cazadora denim encima, aunque luego, casi me derrito. Como complementos, usé un cesto de yute con una tonalidad parecida a la del vestido y unas sandalias en dorado. Os deseo que paséis unas felices vacaciones y que disfrutéis al máximo de la vida. Carpe Diem

Carmen

Vestido, Cazadora y Bolso Huerta de San Vicente

Fotografía Javier Dorado