LA TIRANÍA DE LOS LIKES

vestido guipur

Mientras las tostadas de mi desayuno se enfrían, yo sigo dando vueltas a la fotografía que voy a subir. Elijo un filtro, me encanta el New York y un hastag que va de comida, en este caso, #foodporn y por fin, envío la imagen a mis stories. Ahora ya puedo deglutir tranquila mientras reflexiono sobre el bikini que voy a llevar a la playa, no puedo repetir el mismo modelo de la semana pasada, eso significa una perdida de tiempo considerable dentro de mi armario hasta que dé con el look perfecto. Aún así, casi con toda seguridad, mi hijo repetirá el boomerang 300.000 veces hasta que me de por satisfecha y llegaremos tarde al chiringuito como siempre.

Lo injusto de la situación, es que hoy se mide la importancia de una foto por sus likes y el perfil de un instagramer o blogger por la cantidad de seguidores. Así de fácil. No importa el trabajo ni el sacrificio que hay detrás, el obtener buenas instantáneas o buscar outfits originales. La plataforma de despegue para contar con suficiente visibilidad para algunas marcas está en unos 20.000 seguidores. Superar esta barrera por métodos naturales supone un cierto agotamiento mental porque yo no pertenezco a la generación Millenial, yo juego en otra liga, la de los 50 y esto complica un poco más la cosa. Y estoy convencida de que debería ser al revés. Yo no vendo sueños, esa no es mi meta. No viajo en jets privados alrededor del mundo, ni tengo mil bolsos de Dior, aunque confieso que tengo alguno. Mi meta es acercarme a un publico fiel aunque sea reducido, ser natural y honesta porque soy de carne y hueso como el resto de los mortales. Acepto campañas de marcas que ofrecen calidad y muestro moda que se adapta a mi perfil y a la que pueden acceder muchas más personas. Yo no puedo subir una foto diaria a Instagram porque no me lo puedo permitir y porque de lo que se trata es de inspirar y mi mente se agotaría.

Mi reflexión es que disponer de cien mil o un millón de seguidores, te puede convertir en Influencer. Comprarlos también, pero ¿cuantos llegan a interaccionar realmente con su publico selectivo?¿Cuantos falsos Influencers existen? Las redes sociales son adictivas, pero lo mio es consentido. En este momento, se han convertido en una parte importante de mi vida y mi familia me apoya. Me gusta generar contenido y conectar con la gente, por eso valoro tanto YouTube, aquí disfruto muchísimo porque no hay tanto postureo y se actúa con más naturalidad y lo mejor de todo es que me hace más visible. Y aquí sigo, inmersa en un mar de redes, despacito pero contenta…

Carmen

Túnicas rosas
Túnicas bordadas
Vestidos románticos

Vestido Gracia Capilla Boutique

Fotografía Elias Dorado

VESTIDO DE GLORIA VELAZQUEZ

Cuando me decido por un look para un evento es porque lo tengo más o menos claro, porque me gusta y porque sé que me voy a encontrar cómoda con él. Estoy de acuerdo con que hay que respetar la etiqueta que se exija en el largo del vestido y el color, aparte de esto, yo creo que la regla más importante es que no sigas una regla. Lo principal es el mensaje que quieres transmitir a través de tu forma de vestir. En mi caso, la premisa es la de no pecar por exceso ni por defecto. Ni muy casual ni demasiado festiva, necesito ir ligeramente discreta para sentirme segura, por supuesto, estoy hablando desde la perspectiva de mi edad. Llevar un vestido de corte clásico no es en absoluto aburrido, creo que es todo lo contrario, puede resultar elegante, sensual e incluso divertido añadiendo los complementos adecuados. Hoy llevo un look sencillo en color rosa nude en crêpe y gasa plisada. Un vestido para invitada que lo mismo puede ser usado por una chica joven o por una mujer de mi edad. Me gustan mucho todas las propuestas de la diseñadora Gloria Velazquez, su atelier es todo un mundo de fantasía en el que las telas y los complementos son los protagonistas y siempre encuentras piezas atemporales para tu fondo de armario. Lo mejor de todo, es que sales de allí con el outfit completo desde el cinturón a los zapatos y no te tienes que volver loca buscando los accesorios. En mi caso, me he decidido por un clutch en color dorado y unos salones en el mismo tono del vestido. El protagonismo del look lo aporta el cinturón que rompe la monocromía y le aporta el toque de color con las flores en tono pastel. Espero que os guste mucho. Podéis encontrar tiendas de Gloria Velazquez en Madrid, Valencia, Murcia y Alicante. Más abajo, os dejo el link a su página y también podéis ver en las fotos de mi Instagram otro look precioso que usé muy original. Un besito

Carmen

Outfit Gloria Velazquez

COLOR MARFIL EN MI LOOK

Esta mañana me he levantado con el nivel de energía a cero provocado por una noche de poco descanso. Siempre que me ocurre esto, me pongo en modo filosófico y como creo profundamente en el poder que tienen los campos energéticos en nuestras vidas, he cambiado la ubicación del lugar donde íbamos a hacer las fotos por un bosque que está cerca de casa. Estar en contacto con la naturaleza al amanecer, es super estimulante, a mí por lo menos, me devuelve el equilibrio. Y ha sido una buena idea, las fotos han salido bien aunque el fotógrafo se me caía por los rincones, no se si también a consecuencia de la tranquilidad o porque se moría de sueño. Hoy me he puesto un conjunto de punto en un tono marfil que es uno de mis preferidos en verano junto con el negro. Es un color armónico y que me transmite una sensación de limpieza y luminosidad. La falda va cruzada y no se ciñe excesivamente y el top es cómodo y fresquito, tanto, que cuando llegué a casa me tuve que cambiar porque tenía frío. Lo he combinado con una cartera de mano que me ha encantado por su diseño y unas cuñas que ya tengo hace tiempo. En verano aparte de la sandalia plana, la cuña es mi calzado favorito. Y para cerrar el look, me he puesto un colgante de la casa Anuis en color dorado que creo que queda genial con el color de las prendas. Espero que os guste y os mando un millón de besos.

Carmen

Falda Mango Top Mango Cartera Zara Colgante Anuis

Fotografía Javier Dorado

VESTIDO CAMISERO DE LINO

Menos mal que los llamados códigos de vestimenta se han relajado. Yo que soy una persona que no soporta los encorsetamientos, ha habido momentos y situaciones en los que lo he pasado francamente mal. Hace muchísimo tiempo, cuando trabajaba en otro sector, recuerdo que me sentía lacia y aburrida con algunos de los trajes que llevaba, parecía que íbamos en serie. Sin embargo, ahora hay muchísima libertad y podemos permitirnos una serie de licencias que nos dejan convertir nuestro look de trabajo o de calle en algo más divertido y original y seguir comunicando un aspecto de profesionalidad o saber estar con nuestro propio sello personal. Nunca dudes en colgar un vestido camisero en tu armario. De hecho, ya he hecho varios post con este tipo de prenda que me encanta y que me saca de bastantes apuros. La versión de hoy es maxi y relajada, con las rayas en vertical que estilizan más la figura. Me lo he comprado porque es de lino y me sirve para el verano pero también para salvar esta temporada que está siendo tan inestable. Su excesiva sencillez, tan solo la rompe un lazo a modo de cinturón con una línea en color rojo que combina perfectamente con las rayas del vestido. Como complementos le he añadido unas sneakers con las que voy comodísima y que son las que le dan el aire informal al look. Espero que os guste esta propuesta.

Carmen

Vestido El Ganso Sneakers Skechers

Fotografía Javier Dorado

MONO DE FLORES

Este fin de semana, amén de muchas materias en las que tenía que ponerme al día, he aprovechado con mi familia para planificar las vacaciones de Semana Santa. Como siempre, al límite, por supuesto ¿A quién se le ocurre buscar destinos a una semana y pico de la estampida general? Pero al final, lo hemos encontrado. Mi idea de vacaciones siempre ha estado relacionada con playas. Playas lejanas, playas cercanas donde poder tostarme y tumbarme perezosamente en una hamaca. Pero últimamente, se han apoderado de mí unas ansias locas de naturaleza, necesito empaparme como una esponja de paletas cromáticas en verde, de montañas escarpadas y de farallones contra los que se estrellen olas salvajes. Necesito un paisaje abrumador que apague el murmullo incesante de mi mente. Y aquí estoy, esperando que se acerque el momento, con este mono de flores que fue amor a primera vista y que quería mostraros para que toméis ideas para las vacaciones. Un besito y un millón de gracias siempre por vuestro apoyo.

Carmen



Mono H&M

Fotografía Javier Dorado