VESTIDO BORDADO

Cuando mi madre abría el baúl que permanecía solitario en el desván de la casa familiar, yo asistía fascinada a este ritual, aún incluso sabiendo lo que había dentro. El intenso olor a naftalina, mezclado con restos de pétalos de rosa mustios, inundaba mi pituitaria. En el fondo del arcón primorosamente envuelto en una sábana bordada, se encontraba mi tesoro favorito, el que tenía prohibido tocar porque normalmente siempre llevaba las manos sucias del huerto. Allí estaba el vestido de boda de mi bisabuelita. No era un vestido al uso como los trajes de novia que yo estaba acostumbrada a ver. Este, era negro, sin escote, con el cuello bien subido y profusamente bordado en la pechera. El resto del vestido era tan sencillo, que a mi me desconcertaba. Nada que ver con un vestido de princesa, que es como yo pensaba casarme en el futuro. Era un vestido típico de aldeana pero con un tejido enriquecido. El vestido que podéis ver en las imágenes es de Zara y aunque no tiene absolutamente nada que ver con el otro, a mi me asaltaron los recuerdos y la nostalgia en cuanto lo vi. Como es un vestido suelto y no acababa de verme, decidí acoplarle un cinturón ancho en la cintura y unas botas de tacón alto para hacer las fotografías aunque a mi me encanta con un botín tipo cowboy para darle un aire country o unas sandalias si lo que queréis es darle un aire más festivo. Os dejo el link a la prenda, más abajo. Espero que os guste. Un besito y feliz semana

Carmen

Vestido Zara

Fotografía Marina Dorado

CHAQUETAS DE CUADROS

Cuando empieza esta temporada de otoño en la que muchas veces dudo a la hora de vestirme, las blazers en todos sus versiones, se convierten en mi tabla de salvación. Son un básico que yo he usado a lo largo de los años y que realmente casi nunca pasan de moda salvo raras excepciones. Esta chaqueta que podéis ver en las imágenes, prácticamente la cogí al vuelo de la percha porque me trajo muchísimos recuerdos de mi juventud. La primera blazer que tuve de cuadros, era una versión oversize y la encargué para el bautizo de mi hija hace 27 años. Aunque el diseño varía ligeramente, la tela es idéntica. Ahora me arrepiento de no haberla conservado pero os dejo una fotografía para que podáis comprobar la similitud. Esta chaquetita es más corta y muy juvenil, me la que he quedado también porque le veo un montón de posibilidades. La tela es gruesa y de lana y creo que con un casual wear en negro tiene que quedar genial. Podréis ver el look en un vídeo de moda que subiré prontito. En esta ocasión, la he combinado con un pantalón muy fluido en un tono neutro y un sweater en color marfil de manga murciélago. Como complementos, llevo unos zapatos destalonados en blanco roto y un bolso que he heredado de mi madre. También he añadido unas cadenitas y unos pendientes de Happiness boutique. Espero que os guste y feliz semana

Carmen

Chaqueta Sfera Sweater Sfera (no encuentro las prendas en la web, pero sí están en tienda) Colgantes Happiness Boutique

Fotografía Javier Dorado

MI BLUSA RETRO

Parece que se acaba el eterno verano del que disfrutábamos en Valencia. Yo soy de calorcito aunque ahora lo vea multiplicado por dos desde que tengo la menopausia. Recuerdo que antes, por estas fechas, ya había hecho el cambio de armario pero desde que mi marido trabaja la mayor parte del tiempo en Latinoamerica, ya no guardo la ropa de verano, porque viajo bastante a menudo para estar más tiempo con él. Este look que podéis ver en las imágenes, pertenece a la nueva colección de Zara y aunque yo lo he usado con sandalias, también me encanta con zapatillas deportivas o botas. La blusa de marcado aire retro me ha enamorado Si además le añadimos una cazadora de piel, el resultado quedará muy trendy. Espero que os guste. Un besito

Carmen

Falda Zara Blusa Zara

Fotografía Javier Dorado

ACTITUD POSITIVA

Hoy ha amanecido diferente. He hecho las mismas cosas de siempre, esta vez de una manera mecánica. Me he duchado, he desayunado mi porridge de avena y he salido a caminar. La mente en blanco. Me he obligado a no pensar, solo a observar. He hecho un esfuerzo, he llegado hasta la señal de ceda el paso que tú tocabas burlonamente como mitad de recorrido y también la he tocado. Vuelvo a consultar la página de datos de tu vuelo, la he mirado ya ochocientas veces. Acabas de aterrizar en otro continente, en otro país, en otra ciudad extraña. Tan lejos. Mi vida es un tango de despedidas y bienvenidas, pero también es un aprendizaje. Hay que saber recibir y dejar ir. Lo importante es la lección del viaje, saborear todos los minutos que estamos juntos y el reto que supone mantener una actitud positiva hasta el nuevo reencuentro….

Hoy mis hormonas están un pelín descuadradas. Un besito y muchas gracias por estar siempre ahí.

Carmen