VESTIDO ESTAMPADO

Llevo un tiempo cuestionándome el destino de los blogs. Siempre me defino como blogger, pero lo cierto es, que el 90% de lo que publico en este momento es en Instagram o Youtube. Está claro que Instagram es la red más top en este momento. Cada día, abren cuenta miles de caras nuevas, es la red más visual, la que más te proyecta y en la que más competencia existe. Disfruto muchísimo con ella y dentro del rango de edad en el que yo me muevo, todas las compañeras nos respetamos muchísimo. Pero al final….siempre vuelvo a mi diario. En este espacio, es donde más cómoda me siento y donde vuelco mis ideas y mi forma de vida con más transparencia aunque me reserve como es lógico, una parcela privada. Evidentemente, ya os habréis dado cuenta de que este no es un blog al uso, puedo publicar imágenes de moda y estar hablando de naranjas pero así soy yo y esa es mi esencia. En el fondo creo que los blogs pasarán a convertirse junto con los magazines digitales en la información y la inspiración del futuro. Lo importante es posicionarse y para ello hay que trabajar con mucha documentación y dedicación. Ahora tengo menos tiempo porque sigo orbitando alrededor de las demás redes pero aquí, siempre me encontraréis.

En estas imágenes llevo un vestido de Bohemian Barcelona, una marca que ya había descubierto el verano pasado y que me encantó por su ropa de aire boho y sus accesorios exóticos y originales. (Podéis ver si lo deseáis en mi perfil de Ig, el vestido anterior). Este vestido, es un camisero cómodo, vaporoso y muy amplio. Yo me lo he colocado con un cinturón de cuero ancho para marcar la cintura y unas cuñas aunque admite también sneakers o sandalias planas. Como complementos, mi sombrero Panamá de todos los veranos, un cesto del año pasado y un collar también de la misma firma hecho con ágatas, plumas y una pieza bereber que queda genial con el vestido. Como siempre, os dejo el link más abajo. Un besito

Carmen

Vestido y colgante Bohemian Barcelona

Fotografía Javier Dorado

ESTAMPADO FLORAL

Desde que entramos en el confinamiento, aparte de sufrir el virus Covid19 y sus efectos colaterales, me iban surgiendo dudas más que razonables respecto al rumbo que iba a tomar mi etapa de blogger. Con el movimiento restringido, algunos kilos de menos y una cara similar a la de Morticia Addams, mi principal problema, consistía en como enfrentarme al objetivo de mi cámara dentro de casa y sin mis socorridas gafas Ray-ban. Está claro, que nada de eso tenía importancia, lo que realmente me estaba ocurriendo, es que me estaba adentrando en una especie de rebelión existencial, digamos que en algún momento, quizás en una curva, había perdido parte de mi esencia. A unos les llega antes y a otros después. A mí me ha llegado durante esta crisis mundial, en forma de tsunami emocional, me ha pillado desprevenida y ha puesto patas arriba todo mi mundo. Ultimamente, me encontraba un poco incomoda en mi papel. Quería aparentar una edad que no es la mía, revisaba mis fotografías con lupa hasta encontrar la imágen en la que el flequillo y las gafas disimulaban mis arrugas y la incipiente caída de mi óvalo facial. Enrabietada perdía demasiado tiempo hasta encontrar la foto casi perfecta. Afortunadamente, después de digerir un número insolente de vídeos de crecimiento personal, de cuencos tibetanos y mindfulness, alguien me recomendó un libro, El arte de vivir con sencillez de Shunmyo Masuno que me ha descubierto lo sencillo que es mostrarte tal cual eres, con tus defectos y tus virtudes, que la vida es un camino de evolución y que yo había elegído el más corto pero el más retorcido. No se si he aprendido mucho o poco durante esta pandemia, ni siquiera sé si esto, me va a servir para algo y «donde dije digo, digo Diego» pero de lo que sí estoy segura es de que algo ha cambiado significativamente. Ahora, una serie de cosas que tenía como importantes, han sido relevadas a la lista de cosas que ya no tienen importancia, como mis arrugas o mis años. Solo me resta esperar y averiguar si todo ha sido producto de esta clausura o perdurará en el tiempo. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en las veces que os he mostrado mis juanetes sin pudor ninguno y creo que esto forma parte de mi mente selectiva.

Bueno y lo lógico es que os hable al menos del look que veis en las imágenes. Tenía muchas ganas de una falda de flores y navegando por las webs, encontré justo lo que buscaba en HyM y me pareció que quedaría genial con esta camiseta de algodón blanco con mangas abullonadas que son pura tendencia. El calzado lo dejo a vuestra imaginación, ya que creo que el look admite tanto unas zapatillas deportivas como unas sandalias de tacón o unas cuñas Espero que os guste. Un besito y cuidaos mucho.

Carmen

CHAQUETAS DE CUADROS

Cuando empieza esta temporada de otoño en la que muchas veces dudo a la hora de vestirme, las blazers en todos sus versiones, se convierten en mi tabla de salvación. Son un básico que yo he usado a lo largo de los años y que realmente casi nunca pasan de moda salvo raras excepciones. Esta chaqueta que podéis ver en las imágenes, prácticamente la cogí al vuelo de la percha porque me trajo muchísimos recuerdos de mi juventud. La primera blazer que tuve de cuadros, era una versión oversize y la encargué para el bautizo de mi hija hace 27 años. Aunque el diseño varía ligeramente, la tela es idéntica. Ahora me arrepiento de no haberla conservado pero os dejo una fotografía para que podáis comprobar la similitud. Esta chaquetita es más corta y muy juvenil, me la que he quedado también porque le veo un montón de posibilidades. La tela es gruesa y de lana y creo que con un casual wear en negro tiene que quedar genial. Podréis ver el look en un vídeo de moda que subiré prontito. En esta ocasión, la he combinado con un pantalón muy fluido en un tono neutro y un sweater en color marfil de manga murciélago. Como complementos, llevo unos zapatos destalonados en blanco roto y un bolso que he heredado de mi madre. También he añadido unas cadenitas y unos pendientes de Happiness boutique. Espero que os guste y feliz semana

Carmen

Chaqueta Sfera Sweater Sfera (no encuentro las prendas en la web, pero sí están en tienda) Colgantes Happiness Boutique

Fotografía Javier Dorado

LA TIRANÍA DE LOS LIKES

vestido guipur

Mientras las tostadas de mi desayuno se enfrían, yo sigo dando vueltas a la fotografía que voy a subir. Elijo un filtro, me encanta el New York y un hastag que va de comida, en este caso, #foodporn y por fin, envío la imagen a mis stories. Ahora ya puedo deglutir tranquila mientras reflexiono sobre el bikini que voy a llevar a la playa, no puedo repetir el mismo modelo de la semana pasada, eso significa una perdida de tiempo considerable dentro de mi armario hasta que dé con el look perfecto. Aún así, casi con toda seguridad, mi hijo repetirá el boomerang 300.000 veces hasta que me de por satisfecha y llegaremos tarde al chiringuito como siempre.

Lo injusto de la situación, es que hoy se mide la importancia de una foto por sus likes y el perfil de un instagramer o blogger por la cantidad de seguidores. Así de fácil. No importa el trabajo ni el sacrificio que hay detrás, el obtener buenas instantáneas o buscar outfits originales. La plataforma de despegue para contar con suficiente visibilidad para algunas marcas está en unos 20.000 seguidores. Superar esta barrera por métodos naturales supone un cierto agotamiento mental porque yo no pertenezco a la generación Millenial, yo juego en otra liga, la de los 50 y esto complica un poco más la cosa. Y estoy convencida de que debería ser al revés. Yo no vendo sueños, esa no es mi meta. No viajo en jets privados alrededor del mundo, ni tengo mil bolsos de Dior, aunque confieso que tengo alguno. Mi meta es acercarme a un publico fiel aunque sea reducido, ser natural y honesta porque soy de carne y hueso como el resto de los mortales. Acepto campañas de marcas que ofrecen calidad y muestro moda que se adapta a mi perfil y a la que pueden acceder muchas más personas. Yo no puedo subir una foto diaria a Instagram porque no me lo puedo permitir y porque de lo que se trata es de inspirar y mi mente se agotaría.

Mi reflexión es que disponer de cien mil o un millón de seguidores, te puede convertir en Influencer. Comprarlos también, pero ¿cuantos llegan a interaccionar realmente con su publico selectivo?¿Cuantos falsos Influencers existen? Las redes sociales son adictivas, pero lo mio es consentido. En este momento, se han convertido en una parte importante de mi vida y mi familia me apoya. Me gusta generar contenido y conectar con la gente, por eso valoro tanto YouTube, aquí disfruto muchísimo porque no hay tanto postureo y se actúa con más naturalidad y lo mejor de todo es que me hace más visible. Y aquí sigo, inmersa en un mar de redes, despacito pero contenta…

Carmen

Túnicas rosas
Túnicas bordadas
Vestidos románticos

Vestido Gracia Capilla Boutique

Fotografía Elias Dorado

VESTIDO CAMISERO DE LINO

Menos mal que los llamados códigos de vestimenta se han relajado. Yo que soy una persona que no soporta los encorsetamientos, ha habido momentos y situaciones en los que lo he pasado francamente mal. Hace muchísimo tiempo, cuando trabajaba en otro sector, recuerdo que me sentía lacia y aburrida con algunos de los trajes que llevaba, parecía que íbamos en serie. Sin embargo, ahora hay muchísima libertad y podemos permitirnos una serie de licencias que nos dejan convertir nuestro look de trabajo o de calle en algo más divertido y original y seguir comunicando un aspecto de profesionalidad o saber estar con nuestro propio sello personal. Nunca dudes en colgar un vestido camisero en tu armario. De hecho, ya he hecho varios post con este tipo de prenda que me encanta y que me saca de bastantes apuros. La versión de hoy es maxi y relajada, con las rayas en vertical que estilizan más la figura. Me lo he comprado porque es de lino y me sirve para el verano pero también para salvar esta temporada que está siendo tan inestable. Su excesiva sencillez, tan solo la rompe un lazo a modo de cinturón con una línea en color rojo que combina perfectamente con las rayas del vestido. Como complementos le he añadido unas sneakers con las que voy comodísima y que son las que le dan el aire informal al look. Espero que os guste esta propuesta.

Carmen

Vestido El Ganso Sneakers Skechers

Fotografía Javier Dorado